Blog notice

Retamos al alumnado a buscar la viabilidad tecnológica y económica de casos reales de la industria

Francesc Sabaté, Roger Uceda y Felip Fenollosa son los directores académicos de los másters en fabricación y desarrollo tecnológico para la industria que impulsa el CIM-UPC. Estos programas se han diseñado para formar los perfiles digitales que pedirá la industria en los próximos años, gracias a la privilegiada experiencia en investigación e innovación de este centro tecnológico y a su contacto directo con las necesidades de la empresa. En esta entrevista conocemos con más detalle estas propuestas formativas en las áreas de ingeniería y diseño de producto, producción, fabricación aditiva, transformación digital y robótica.
 

Industria y tecnología ya son un binomio indisociable. ¿Cómo afecta este escenario digital a las empresas? ¿Qué retos tienen delante para seguir siendo competitivas?

La digitalización en la industria tiene ya un largo recorrido: desde los años 90, bajo el concepto CIM (Computer Integrated Manufacturing), las empresas han asumido que muchas ganancias de competitividad pasan por integrar las herramientas digitales al proceso de desarrollo de nuevos productos y, por supuesto, en el proceso productivo. Las organizaciones más punteras actualmente son las que más esfuerzos han ido haciendo en esta línea, y ahora este camino progresa con toda la potencia que permiten las herramientas del nuevo paradigma de la Industria 4.0. La digitalización llega al extremo y de golpe nos encontramos no solo con una optimización de una actividad (un mejor diseño CAD, una gestión de datos de producción en la nube…), sino que se abren nuevos modelos de negocio que pueden dar la vuelta al mostrador empresarial: sensores IoT que permiten monitorizar a distancia un equipamiento, cambiando un modelo de venta por uno de servitización, o la materialización personalizada de productos con fabricación aditiva, accediendo así a nichos de mercado para los cuales que antes no se era competitivo… En resumen, no estamos hablando de retos de actualización, que también, sino de una posible reformulación total de las reglas de juego. 


También los profesionales del sector industrial deberán adaptarse rápidamente. ¿Qué competencias deberán desarrollar?

Nuestra vivencia como profesionales que apoyamos la transferencia tecnológica nos ha permitido detectar tanto las necesidades de las empresas para mantener su competitividad como el hecho de que no disponen de perfiles preparados para hacerles frente. A nivel general, nos preocupa mucho el desarrollo de competencias transversales como la del trabajo en equipo, que se refleja en la forma de desarrollar nuestros programas formativos. También ponemos mucha atención a las competencias vinculadas a preparar modelos de negocio, presentar propuestas de valor o a justificar inversiones en tecnología, dado que los roles demandados por las empresas son los de personas que puedan tener un papel de implantadoras de éxito tanto de tecnología como del negocio y su explotación. Y las competencias más tecnológicas, las que permiten dominar el nuevo lenguaje digital en el que se ha de mover la nueva realidad industrial, se proporcionan a lo largo de todos los itinerarios, siempre en forma de asimilación por la vía de la práctica.
 

El CIM UPC cumple 30 años liderando investigación, transferencia de tecnología y formación en digitalización de la industria. ¿Qué proyectos hay desarrolla actualmente y son los retos de futuro en los próximos años?​

La gran mayoría de los proyectos que llevamos a cabo actualmente pivotan alrededor de la Industria 4.0 y comprenden un espectro muy amplio. Desde grandes proyectos consorciados como el proyecto “Looming Factory“, que tiene como objetivo transformar el modelo productivo para que máquinas y trabajadores trabajen de forma integral y conectada, al proyecto “Base 3D” que pretende potenciar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación en Impresión 3D, pasando por innumerables proyectos de una dimensión más pequeña, pero igualmente transformadores con pymes y startups, que ven en el CIM UPC el mejor partner tecnológico estratégico con quien aliarse.
 

¿Cómo se han integrado todos estos conocimientos en los másters y posgrados?​
 

Lo integramos de una forma muy natural. Hace más de 25 años que impartimos algunos de nuestros másters y cada año evolucionan a partir de 3 grandes ejes: la visión que tenemos los directores a partir de nuestra participación en proyectos industriales, el feedback que nos dan los participantes y las empresas de donde proceden, así como las sugerencias de los diferentes profesores, muchos profesionales de la industria, que tenemos en el equipo.

Desde el Centro CIM creemos que tenemos que predicar con el ejemplo, de forma que la mejora continua, principal estrategia de la filosofía lean manufacturing, es la mejor herramienta que tenemos para disponer de programas innovadores y actualizados.

Aparte, los directores hacemos un trabajo de vigilancia tecnológica, de forma que en los últimos 5 años hemos puesto en marcha dos nuevos programas de máster estrechamente relacionados con la Industria 4.0. 

 

¿Cuál es la oferta formativa para este curso académico?​

Actualmente tenemos 6 programas de máster, que cubren las necesidades de cualquier perfil industrial dentro de las áreas de diseño de producto, ingeniería de procesos, automatización, transformación digital y gestión de la producción. En concreto estamos hablando de los siguientes programas:

Máster en Ingeniería de Producto y Procesos de Fabricación (CIME)
Máster en Diseño e Ingeniería de Desarrollo de Producto (DEDP)
Máster en Diseño e Ingeniería para Fabricación Aditiva (DEFAM)
Máster en Producción Automatizada y Robótica (PAIR)
Máster en Transformación Digital en la Industria (MTDI)
Máster en Dirección de la Producción (MDP)


Como directores académicos, combináis vuestra actividad docente e investigadora con una larga experiencia en el sector industrial. ¿Es un patrón que se repite en el resto de equipo docente?​
 

Ciertamente, este patrón no es el que predomina en nuestros másters. Generalmente, el profesorado está formado por profesionales que trabajan en empresas líderes y que son especialistas en la materia que imparten el máster.

Esta expertise, junto con las ganas de compartir su conocimiento y experiencia, hace que sean los mejores candidatos a participar en nuestros programas.

Nuestro trabajo como directores es el de alinear las diferentes materias de forma que se consigan los objetivos específicos de cada máster, velando porque el modelo pedagógico tenga la unidad y excelencia que son nuestro sello característico.


¿Cuál es la metodología de aprendizaje de estos programas? ¿Podéis citarnos algún ejemplo concreto?​

La metodología que utilizamos es eminentemente práctica. Como mejor se aprende es haciendo y nuestro trabajo como directores es proponer una serie de retos en forma de casos que se deben solucionar a partir de las competencias técnicas y transversales que vamos trabajando en los diferentes másters y posgrados.

Tenemos ejemplos muy interesantes, como sería el caso del diseño en 3D de una luminaria para una empresa muy reconocida a nivel internacional, que se había de poder imprimir en 3D, o bien la conectividad de los centros de mecanizado de nuestra planta piloto, aplicando algoritmos de machine learning para prever posibles fallos en tiempo real.

En el CIM UPC apostamos siempre por proponer retos reales a nuestros alumnos, que les hagan salir de la zona de confort de un aula, y lo podemos hacer gracias a nuestro estrecho contacto con el tejido industrial. En todos los másters se trabaja con el método del caso, los participantes deben trabajar como una ingeniería y buscar la viabilidad tecnológica y económica al reto real que cada director presenta al inicio del máster. A lo largo del curso, en cada asignatura, se van dando los contenidos y conocimientos tecnológicos, que, trasladados al caso, permitan encontrar la mejor solución, la que deberán defender ante un tribunal y del resto de participantes del curso.


 


¿Qué tipo de equipamientos encontramos en las instalaciones del CIM UPC y qué uso se hace para simulaciones y prácticas?​

El CIM UPC no es un centro de formación, sino un centro tecnológico que transfiere el conocimiento a través de la participación en proyectos colaborativos con empresas y a través de los diferentes programas de formación que impartimos.

Así, estos programas son la consecuencia de nuestro día a día y los equipamientos que utilizamos ocupan gran parte de su tiempo trabajando en estos proyectos reales con empresas y otros centros de investigación.

Esta manera de funcionar permite que tengamos siempre el nivel tecnológico actualizado y disponible para utilizar en nuestros programas de formación.

En nuestra Planta Piloto disponemos de varios robots, ya sean industriales ABB o colaborativos de Universal Robots. También disponemos de centros de mecanizado de 3 y 5 ejes Haas y Deckel Maho, máquinas de inyección de plástico, equipos de escaneado láser e impresoras 3D de Ricoh, 3D Systems y BCN3D. En cuanto a los entornos de producción contamos con paneles de programación con PLC/PAC Schneider, SIEMENS, Rockwell Automation; centros de regulación y control con instrumentación VEGA, Endress Hauser, Bürkert, conectados a sistemas SCADA/MES Wonderware/AVEVA y Ignition; y un gateway LoRa en el ámbito de IIoT. En total, unos equipos con un valor de más de 3 millones de euros que están a disposición de los diferentes programas que impartimos desde el CIM UPC. ¡Si los quieres conocer, ya sabéis donde encontrarnos!
 

Fuente: F. Sabaté, R. Uceda i F. Fenollosa: “Reptem l’alumnat a buscar la viabilitat tecnològica i econòmica de casos reals de la indústria”